Cardiopatía y Embarazo

  • 25/11/2016
  • 2504 Vistas

El embarazo es una etapa donde el cuerpo y organismo de la mujer sufren grandes cambios fisiológicos y metabólicos. El aumento de las mamas, la suspensión de los ciclos menstruales, los cambios hormonales son sólo algunos de los desafíos que el cuerpo presentará durante este período. Los controles y visitas regulares al médico son fundamentales para que la madre y el feto mantengan un adecuado control obstétrico.

Pero dentro de los cambios fisiológicos, el sistema cardiovascular es uno de los más afectados y que requiere mayor adaptación, ya que durante el embarazo se pueden presentar cardiopatías, tanto en la madre como en el feto. Variaciones en la frecuencia cardíaca, disminución de la presión arterial, resistencia vascular sistémica y pulmonar, entre otros, son los síntomas más comunes. Según los Doctores Gonzalo Urcelay y la Dra. Sandra Braun, de la Escuela de Medicina de la Pontificia Universidad Católica de Chile, “la asociación entre cardiopatía materna y embarazo se estima en alrededor de 1%”.

¿Cómo pueden detectarse las cardiopatías del feto durante el embarazo y en qué etapa?

Dr. Gonzalo Urcelay (GU): “Se pueden detectar mediante la ecocardiografía fetal, examen que permite evaluar en detalle la anatomía, función, y ritmo cardíaco fetal. Idealmente, este examen se realiza a partir de las 18 semanas de embarazo”.

¿Las cardiopatías congénitas de la madre pueden afectar al feto y hacerlo padecer de lo misma u otras enfermedades al corazón? ¿Cuáles?

Dr. GU: “Una cardiopatía congénita en la madre aumenta la incidencia de cardiopatías congénitas en el feto. Más que repetirse la misma cardiopatía de la madre en el hijo, aumenta el riesgo de malformaciones cardíacas en general: el riesgo de cardiopatía en cualquier recién nacido es 1%; en hijos de madres con cardiopatías congénitas aumenta a 15%”.

 

Fuente: Revista Salud y Corazón, de la Fundación Sochicar