La obesidad, ¿Conoces sus efectos?

  • 29/05/2017
  • 630 Vistas

 them

LA OBESIDAD, es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular, y se estima que la hipertensión es 2,5 veces más frecuente en los obesos que en las personas de peso normal. El riesgo de esta enfermedad depende en gran medida de la localización de la grasa, y la que más afecta al corazón es aquella que se acumula en el abdomen.

 

Esto se debe al consumo excesivo de calorías (energía), en comparación al gasto energético, durante períodos prolongados de tiempo, y esta ingesta superior se deposita en forma de grasa. Esta enfermedad, considerada crónica porque se perpetúa en el tiempo y procede de patologías metabólicas y cardiovasculares que afectan la calidad y expectativas de vida; no necesariamente se debe a la carga genética, sino más bien a los cambios de hábitos alimenticios y de actividad física a nivel mundial.

El sedentarismo de a poco se ha ido enraizando en la vida de los chilenos; la falta de actividad física afecta al 90% de los adultos, y se atribuye a la urbanización y al uso de las tecnologías que han disminuido el hábito de caminar. Es así como el cuerpo humano gasta la mayor parte de la energía en sus funciones vitales: respirar, mantener la circulación y la temperatura corporal, digerir y metabolizar los alimentos, entre otros. Si bien el metabolismo basal utiliza entre el 60 y el 80% del gasto energético diario, el resto depende prácticamente de la cantidad de actividad física  que realiza cada individuo.

Actualmente, la OMS (Organización Mundial de la Salud) reconoce a la obesidad como una enfermedad en sí misma, y no sólo como un factor de riesgo de otras enfermedades crónicas a las que se encuentra asociada; y como es un problema de salud global, se habla de Globesidad.

Las personas que sufren de este trastorno tienen mayor riesgo de sufrir enfermedades del corazón, hipertensión arterial, diabetes mellitus, cáncer de mama, de colon, litiasis vesicular (cálculos) y artritis. Según la OMS, cada año al menos 2,6 millones de personas mueren a causa de sobrepeso u obesidad a nivel mundial.

Se recomienda que las personas que no realizan actividad física a causa de su trabajo, estudio o simplemente por sus hábitos, caminen a paso rápido, suban escaleras, bailen, anden en bicicleta, o realicen cualquier otra actividad que les signifique acelerar su respiración y ritmo cardíaco, mínimo media hora al día, pero en lo posible una hora. Además, la persona con el trastorno de obesidad deben manejar su alimentación y disminuir el consumo de grasas totales y saturadas, de azúcar y alimentos azucarados, y aumentar el consumo de fibra.

 

Fuente: Revista Salud y Corazón de la Fundación Sochicar